18 noviembre 2007

RUTA MEDIEVAL DE LA ALPUJARRA, A TRAVÉS DEL SENDERO PR-A299

*(se recomienda, sobre el sentido de los pie de foto, su lectura de abajo hacia arriba, terminando en esta última instantánea, la primera de la entrada. Sentido que intentaré cambiar en un próximo blog)
Y de ellos que nos despedimos! Aquí, Iglesia de San Sebastián, estilo mudéjar, Siglo XVI de Juviles, como ejemplo de unión entre el presente y el pasado y que aquí y así permanecen... Por ello, y por todo, suerte y ánimo para recorrerlos!
*
...llegamos a Juviles, donde se juntan rutas y senderos tan distintos como hermanos
* Y sobre este atardecer tan dorado y desnudo, con la Luna ya vestida de blanco...
*
Ruta que, por durar unas 8 horas, y sobre este tiempo de otoño que pisamos (en el que los días son más cortos), hay que programarla al minuto para que la tarde-noche no te pille por los pasos.
*
Camino de Tímar a Juviles que hay que tomárselo con un descansillo que otro como respiro y excusa de pulmones y vistas con las que nos topamos.
*
...ascendiendo por el Camino de Tímar, dejando atrás esta vista de Peñón Hundido (junto al que pasamos) y los restos de otras antiguas minas o fábricas de mercurio, las Minas de Retama de Tímar, que estuvieron en explotación desde mediados del S.XIX al XX
*
* Aquí, sobre el cuarto y último tramo de la Ruta, nos encontramos con el la alberca y era de Tímar de época medieval , y que tras pasar a continuación junto a su blanco cementerio, nos encarrila hacia Juviles...
*
Y allí , sobre las Eras de Nieles, que nos tomamos ese merecido descanso y refriguerio...
*
Tercer tramo de la Ruta que finaliza en Nieles, al que vemos al fondo, y que discurre en sus últimos pasos por esta carretera asfaltada.
*
Al poco, por el Caminillo Viejo que enlaza con Nieles, y que tras rodear al Cerro Mancilla, nos encontramos con estos restos de las antiguas Minas de Mancilla de mercurio, obtenido del mineral de cinabrio. Aquí, sobre el panel informativo, observamos una antigua chimenea de las mismas.
*
...de multicolor y flora, que sigue aferrándose a la vida!
*
Y aquí tenemos, ya, a Cástaras, bajo nuestros pies y este otoño de oro y sueños...
*
Detalle de esta construcción tan típica en la Alpujarra, a nuestro paso por el Barrio Alto de Cástaras
*
... y sobre un camino empedrado muy antiguo; algún tramo, incluso del periodo tardo-romano.
*
Y que pasa por el Túnel Minero de la Fabriquilla, cosntruído "para salvar vidas" en el primer tercio del S.XX, como seguridad del viajero que le resguardaba de las posibles caídas del mineral, que por encima de sus cabezas circulaba en vagonetas suspendidas mediante un cable aéreo...
*
Sobre el Portichuelo de Cástaras, informando del siguiente tramo de la Ruta Medieval, existen estos paneles para el viajero o senderista. Y desde aquí, para nosotros, cambiando de vertiente, el que sigue, el tercer tramo: hasta Nieles...
*
Tierras con horizonte, pasado y futuro. Aquí, sobre ésta, vemos el Mulhacén al fondo; debajo, la Alcazaba de Busquistar ( núcleo turístico) sobre la ladera izquierda del Barranco de Trevélez, a una altitud de unos 1.700 ms.n.m.
*
...En donde la mano y el paso del hombre fueron el principal motor y venero de estas tierras
*
...salvando un fatigoso desnivel de unos 300 m., cruzando entre medias la acequia de Almegíjar, para dejarnos sobre el Portichuelo de Cástaras, crucial cruce de caminos en el pasado...
*
...subida que, una vez cruzado el puente, nos eleva y eleva, y nunca mechor dicho, a través de esta escarihuela, la llamada del Helechar o la
del Portichuelo de Cástaras...
*
Puente sobre el río Trevélez que cruzamos para encaminarnos hacia la escarihuela del Portichuelo...

*
Con el río Trevélez, como compañero de viaje, y durante un buen tramo del sendero bajo los pasos
*
Para hacer, a continuación, a las afueras ya de Busquistar, una breve parada sobre esta "era-mirador", y tomarnos ese tentempié que te levanta
*
Y por entre las calles de Busquistar que nos mimetizamos...!
*
Entrando a Busquistar, con el blanco y azul como testigos; y esta contrucción tan típica como característica del pasado. Bajo ese tiempo, que por aquí parece como ralentizarse
 *
Topándonos al paso con estos corderillos al sol, que aún calentaba por estas fechas por cierto, formando parte de las pequeñas explotaciones ganaderas que todavía subsisten por estas tierras...
*
 
Recorremos los últimos metros, a la vista del "dorado"...
*
Que vamos llegando, ya sí que sí, a Busquistar...
*
Con un poco de sombra que no venía mal...
*
 Marchando ahora encarrilados
*
 Localidad de Busquistar, situada sobre el Barranco y cuenca del río Trevélez, a la sombra de las montañas que lo custodian, dándole más frescor al agua, si cabe.
*
 
A la vista y alcance ya casi de Busquistar
*
 
Dirigiéndose seguidamente a la siguiente localidad alpujarreña: Busquístar, compartiendo tramo con el GR-142 ...
*
 Reagrupando todos, al poco, con los pueblos que vemos como telón de fondo, pertenecientes a La Taha (Pitres, Mecina, Mecinilla, Fondales y Ferreirola)
*

Vista de la era, conocida como la "del Trance", tirando de zoom y con algo más de detalle
*
A la vista ahora de Ferreirola, con su antigua era agrícola debajo, y los compañeros que sí que entraron en Ferreirola.
*
Caminando ahora junto a este arroyo de aguas ferruginosas
*
Otoño que hoy estaba más que dorado por todos los rincones por donde pasamos, como para perderse, y nunca mejor sitio! Y por suerte que lo hicimos, despistándonos, parte del grupo , por un momento, por entre este cautivador paraje!
*
Dejando algunos la localidad de Ferreirola a nuestra derecha
*
 
Y con el suma y sigue de su espectacular otoño...
*
 
Dejando atrás alguna de sus típicas construcciones, caso como el de este lavadero público
*
Salvando algún que otro pequeño arroyo...
*
Y alguna mirada que otra hacia la "naturaleza muerta"
*
Otoño en su máxima obertura, como vemos
*
 Y los numeros hitos con los que nos toparemos durante la Ruta Medieval, señalizada como PR-A-299. Aquí, junto a uno de los primeros, tomando el camino de inicio señalado en Pórtugos. Tramo éste, además compartido con el GR-7, con dirección a Atalbéitar-Ferreirola.
*
 
Al contacto ya con el espectacular otoño alpujarreño...
*

Iniciamos el recorrido en la localidad alpujarreña de Pórtugos, con dirección a la de Atalbéitar, tal y como vemos en el letrero del GR-7 que comparte tramo con nuestro sendero...
*
Atrás dejamos los pueblos del Poqueira, con esta instantánea bajo la mañana y la sombra típica de Pampaneira, tomada desde el autocar de camino a Pórtugos, nuestro destino final.
*

Plano de la Ruta Medieval. Fuente: Web de Nieles
*
RUTA MEDIEVAL DE LA ALPUJARRA, A TRAVÉS DEL SENDERO PR-A299
<->
Nuevamente ponemos rumbo hacia tierras alpujarreñas para realizar, concretamente hoy con el Club de Senderismo El Bastón, la denominada Ruta Medieval de la Alpujarra. Tierras y paisajes que absorben al viajero nada más llegar a ellas, en donde se siente mimetizado tras la primera ojeada. Caminante que pierde la noción del tiempo nada más cruzar aquel paisaje tan natural que descansa entre barrancos y bancales...allá sobre el pasado; acá sobre el presente de los pasos; de camino hacia el futuro, pero sin perder sus señas de identidad ni sus raíces tan profundas.
Por este motivo, la Mancomunidad de Municipios de la Alpujarra, dentro del Plan de Desarrollo Turístico de la comarca, con la colaboración de las Consejerías de Cultura y la de Turismo Comercio y Deportes de la Junta de Andalucía ha desarrollado esta ruta, que fue presentada en nuestra provincia de Granada el 18 de diciembre del año pasado, como motor e impulso, para adaptarla a ese futuro, aprovechando el tirón del turismo rural, cada vez más en auge, por cierto. Ruta, cuyo eslogan, ha sido grabado, tan acertadamente, sobre el camino del andar: “Las huellas del Medievo en la Alpujarra
Decir que su trazado discurre por antiguos caminos medievales que aparecen documentados en los Libros de Apeo de 1.574 y que ha sido desarrollado para fomentar y potenciar el turismo en dicha zona; recuperando, al compás de los pasos, esas antiguas zonas de tránsito, algunos tramos incluso catalogados como de origen tardo-romano.
Ruta Medieval, señalizada como PR-A299, cuyo trazado mide 21 kilómetros, y que ha sido utilizada por los lugareños desde hace más de 700 años para pasar de unas poblaciones a otras, salvando sus desniveles más importantes; ya sea a través de vías pecuarias, antiguos caminos de arrieros, caminos reales, escarihuelas, etc.,etc. con la idea de estar en permanente comunicación entres sus núcleos más importantes y/o anejos.
La ruta consta de 4 tramos perfectamente señalizados, con subidas y bajadas de baja y media dificultad. Por el camino nos podremos ir encontrando tanto con construcciones tradicionales, como hornos y albercas, zonas de cultivos, acequias, minas y restos industriales, yacimientos arqueológicos, torres, iglesias, eras, cortijos, baños, lavaderos públicos, parajes naturales y caminos históricos entre otras cosas. Incorporándose elementos tanto de interés patrimonial como histórico (sirviendo como ejemplo la era y alberca de Tímar, que ya se citaban como viejas en el Libro de Apeo de Cástaras y Nieles)
El recorrido del sendero está diseñado para ser recorrido en sentido Oeste-Este (aunque se puede hacer al contrario, evidentemente; pero habrá que prestar más atención a las señales ya que han sido colocadas, y lo  comprobamos, más/mejor de cara al primero; esperemos que esto lo solucionen ), iniciándose en el municipio de Pórtugos para pasar a La Tahá de Pitres y los anejos de ésta (Atalbéitar y Ferreirola), Busquistar, Cástaras (y su anejo, Nieles) y por último Juviles, municipio en donde finaliza la ruta.
Sendero que está señalizado con el sistema M.I.D.E. (sistema de comunicación entre excursionistas), y pionero en ser utilizado en la Alpujarra; informando de las exigencias técnicas y físicas del recorrido. Unificando y valorando (entre 1 a 5 – de menos a más - ) de los grados de dificultad sobre los distintos aspectos de los caminos con los que nos podemos encontrar (riesgo, señalización, tipo de camino y duración). Compaginando dicha ruta con una interesante red de miradores a través de las tradicionales “Eras Agrícolas”, desde donde el viajero o senderista puede disfrutar del paisaje, que se le desnuda ante la vista, haciendo uso de ellas. En definitiva, de este patrimonio heredado de nuestros antepasados.
El primer tramo de la Ruta Medieval, de 4,7 km., con una duración de 1 hora y 30 m. y de dificultad baja, nos conducirá desde Pórtugos (del latín Portus –lugar de paso) hasta Busquistar, pasando por Atalbéitar. Hasta llegar a esta localidad, la ruta es compartida con el sendero GR-7 - E4, de gran recorrido y de carácter internacional; y que atraviesa, en sus 6.000 km. de trazado, del arco mediterráneo, los países de España, Andorra, Francia, Italia, Eslovenia, Croacia, Serbia, Bulgaria, hasta llegar al Peloponeso (templo de Delfos), allá sobre Grecia (punto de inicio o destino, según se vaya o venga).
Desde Atalbéitar (en árabe, “barrio del veterinario”), la ruta nos lleva a Ferreirola (cuyo nombre significa “pequeña mina de hierro”, como diminutivo de Ferrerira), en cuya llegada nos sorprende su antiguo lavadero, en uso al público hasta no hace mucho.
Al salir de este pueblo, enlazamos con el sendero GR-142 (sendero de la Alpujarra, "Granada-Almería", que discurre entre la localidad granadina de Lanjarón hasta la almeriense de Fiñana), y que comparte camino con el medieval hasta llegar a Busquistar, situada en el mismísimo barranco del río Trevélez, y cuyo origen se encuentra indeterminado; conservando, fielmente, la típica construcción alpujarreña, llegando a depender en el pasado de la taha de Ferreira, incluso indirectamente de Granada.
En este último recorrido, nos encontramos con una curiosa fuente de agua llamada la gaseosa, adornada con azulejos, con motivos agrícolas, y la era-mirador de Ferreirola. Si observamos a la derecha, podremos ver varias veredas, o pequeños senderos, de gran pendiente que sinuosamente suben ladera Este del río Trevélez. Estos caminos se reconocen comúnmente como “escarihuelas” y las que observamos aquí son la escarihuela de Panjuila, al pasar por la era de Ferreirola, y la de las Minas del Conjuro, que veremos mejor ya llegando a Busquistar. Las escarihuelas o carregüelas son caminos zigzagueantes y muy verticales, con pendientes superiores al 20%, y cuyo nombre viene por deformación lingüística del término "escaleruela" (con forma de escalera). Estos caminos ayudaban a comunicar tanto núcleos o poblaciones como anejos o cortijadas, recorriendo en poca distancia, grandes desniveles, salvando barrancos, ramblas, etc.,etc.
El segundo tramo, de 4,2 km. de longitud, de una duración de 1 h. y 45 m. y de dificultad media, nos permite alcanzar el otro lado del valle del río Trevélez para poder enlazar con el Camino Real de Trevélez (principal vía de comunicación entre la Contraviesa (Torvizcón) y la Alta Alpujarra desde la Edad Media hasta hace unos 60 años.
Hasta llegar al río Trevélez, disfrutamos de una bajada más que agradable, con los cinco sentidos abiertos tras cada paso, con vistas espectaculares del barranco, que en esta época del otoño luce sus mejores galas, con trajes de oro y fuego, rojos y ocres.
Tras cruzar el puente, iniciamos una fatigosa y dura subida, de unos 300 metros de desnivel, salvando, al poco, la acequia de Almegíjar (de una longitud de 10.880 m. y que toma sus aguas, sobre una altura de 1.310 m., de un afluente del río Trevélez, para cruzar después el Cerro del Conjuro), a través de la llamada escarihuela del Helechar que conduce al Portichuelo. Tras recorrerla habremos llegado al Portichuelo de Cástaras: un cruce de caminos de gran importancia para la comunicación en la comarca donde comienza el siguiente tramo de la Ruta Medieval.
El tercer tramo, con una longitud de 5,6 km., duración aproximada de 1 hora y 45 m. y de dificultad baja, comienza en los Prados de Cástaras, en donde existen algunos cortijos abandonados y otros que están siendo rehabilitados, hasta Cástaras (que fue antigua alquería de la tahá de Jubiles). Parte del camino está empedrado, aunque a veces en mal estado por cierto; pero pensemos en que algunos tramos son, incluso, del periodo tardo-romano, y ya han pasado algunos años y pisadas por ellos...! Desde el Barrio Alto de Cástaras bajaremos al Barrio Medio donde enlazamos con el llamado Caminillo Viejo que nos guiará hasta Nieles, discurriendo por la ladera sur del Cerro Mancilla; en su mayor parte por un terreno rocoso y baldío, facilitando la conexión con los restos de las minas de mercurio de Mancilla.
El cuarto tramo, tiene una longitud de 6,5 km. la duración es de 2 horas y la dificultad media. El recorrido es de Nieles a Juviles. El nombre de Nieles viene del adjetivo latino niger, que significa "negro", a través del diminutivo nigellus, y de ahí nielus. La palabra niel hace referencia a una técnica, ya utilizada por los romanos, consistente en rellenar una labor en hueco sobre metales preciosos, con esmalte negro hecho de plata y plomo fundidos con azufre.
Pero continuemos con el camino de los pasos…por el Camino de la Vega de Nieles, que da acceso a su vega, en la que se mantienen los cultivos tradicionales de huerta y árboles frutales, mediante los típicos bancales sujetos mediante muros de “piedra sobre piedra” y sin argamasa alguna, entorno éste declarado como B.I.C., cruzamos el río de Nieles para ascender al Cortijo de Lobrazán y continuar por la acequia del mismo nombre para proseguir por el portillo existente entre el Peñon Hundido o "Hundío" y el Cerro de las Eras, rodeando el Peñón Hundido, para llegar a la era y a la alberca. Eso sí, en este último tramo, caminando por una carretera de cemento con un fuerte desnivel; por lo que, se podría haber buscado otra alternativa por alguna otra vereda o antiguo camino de tierra. Pasando acto seguido junto al cementerio de Tímar y minas de mercurio, y tomar el Camino de Tímar (del latín Timen : el Temido) a Juviles que asciende a esta última localidad por la margen izquierda del río Nieles. Población esta de Juviles, la segunda más pequeña en extensión de toda la comarca, y que goza de un clima ideal para la curación de jamones, además de una fortaleza del siglo VIII o anterior, llamada popularmente “El Fuerte”, de gran importancia en la Edad Media, y conquistada por Abderramán III en el 913.
Este tercero y cuarto tramo tiene vistas sobre la Contraviesa y la Rambla de Cástaras así como sobre el caserío de Nieles y su entorno agrícola y urbano, ambos adaptados perfectamente.
Ruta Medieval a la que le hemos dado esa revuelta al paisaje, hoy convertido en presente. Habiéndonos transportado, en algunos momentos, y bajo el latir de nuestros pasos, hacia aquella época del pasado. Imaginándonos la vida, usos y costumbres de sus habitantes. Moradores que, fueron, vivieron y sobrevivieron, incluso dieron su vida, por y para estas tierras sobre las que pisamos, bajo el respeto que se merecen.
Como siempre dejo algunas instantáneas como muestra y recuerdo, hoy y aquí, y nunca mejor dicho, como huella de nuestros pasos. Dándole las gracias, también desde esta humilde bitácora, al amigo Angel Bañuelos por guiarnos a través de esta ruta, a la que le ha dedicado tanto esfuerzo, siendo además unos de los responsables del mantenimiento de la página Web de Nieles, http://www.la-alpujarra.org/nieles/home.html , de la que he sacado gran parte de la información adjunta; gran amante, por cierto, de ésta nuestra Alpujarra.
*
Porque el paisaje y sudor de la Alpujarra vienen de tan antiguo: de una mano, de dos; de miles de frentes... Piedra sobre piedra; dominio tras cultivo, cultivo tras dominio; tierra a medida que sobre la tierra descansa. El hombre, como arquitecto, escultor, cirujano...acequia tras acequia; agua que nunca duerme ni cesa. Veredas a reventar de verde, destinos, huellas... Bajo aquella, su Sierra. Hacia aquella, su montaña... La que le da cobijo y atalaya. Menstruación que se debate entre la nieve y el agua; entre el oxígeno y la esperanza. Como ese cielo que la ampara; tan azul como transparente. Acá la cal; la fina piedra angulada; el tinao; el terrao; la launa; la chimenea encendida... Allá, el barranco, el pliegue de la tierra, el silencio que se abre... La Alpujarra: A un brazo de mar; a dos, de esa altura impronunciable.
*
DATOS BÁSICOS DEL RECORRIDO:
->
- Sendero utilizado: Ruta Medieval de la Alpujarra: PR-A-299.
- Trayecto: lineal, con un total de 4 tramos debidamente señalizados e informados al respecto.
- Distancia del recorrido: 21 km.
- Dificultad: Media
- Duración: 8 h. con descansos incluidos.
- Agua: en varias fuentes del recorrido.
- Participantes: 42 entre socios y amigos del Club de Senderismo El Bastón

5 comentarios:

ABRAHAM LÓPEZ MORENO dijo...

Te agradezco tu visita a "Panorámica Cazorlense", y espero lo pasaras bien en Cazorla. Si tienes alguna foto me la mandas a mi correo y la publicaré en mi blog http://cazorlaapiedefoto.blogspot.com/. Felicidades por este currado post y un saludo.

Angel dijo...

Hola!
Espero que no te importe que haya creado un link a tu blog desde el mio. Desde mi web www.descubrelaalpujarra.com queremos acercar este paraiso que es la Alpujarra a todo el mundo y tu entrada sobre la ruta medieval me ha gustado mucho.
Gracias por el trabajo bien hecho.

Joseme dijo...

Bueno la verdad es que, más que escribir, disfruto más caminando.Pateándome todos esos rincones merecedores de respirarlos, de alcanzarlos con las instantáneas que me traigo como recuerdo, para después compartirlos con todo aquel que esté interesado en este sano deporte y tan común que es el senderismo y que está tomando tantísimo auge, en cuanto al contacto con la naturaleza y derivados se refiere.
Paraiso de la Alpujarra, como tú bien dices, amigo Angel, y que junto con Sierra Nevada y el Valle de Lecrín, son mis tres debilidades y favoritas.
Un saludo pues desde ésta, tu casa, y ánimo con esa empresa!

errece dijo...

Hola Joseme. Buscando un poco de información sobre la ruta medieval que vi paseando por la Tahá de Pitres, he llegado a tu blog, donde veo que tienes una información preciosa al respecto, por lo que te doy la ehnorabuena.

Aprovecho para saludarte y remitirte a mi blog, por si es de tu interés, pues veo que tenemos aficiones similares:

http://rcvalor.blogspot.com/2008_03_01_archive.html

Un cordial saludo, errece.

Anónimo dijo...

I seldom leave comments on blog, but I have been to this post which was recommend by my friend, lots of valuable details, thanks again.