23 septiembre 2007

I ENCUENTRO PROVINCIAL DE MONTAÑEROS VETERANOS

Cartel anunciador del encuentro
*
Vista de la torre de su Iglesia y últimos pasos del recorrido
*
Almendral que una vez atravesado te deja sobre la antigua carretera Granada-Motril, junto a la parte alta del Padul
*
Escalinata que desciende del mirador y con la mirada puesta ya en el Padul abajo
*
Desde este magnífico mirador observamos la Cruz de la Atalaya y a la que no pudimos ascender por razones del horario.
*
Mirador de "Motrilejo", excelente punto de observación de las Lagunas y carrizales del Padul así como de su núcleo urbano y amplios alrededores
*
De nuevo otra de las numerosas ramblas con las que nos tropezamos durante todo el recorrido y que había que cruzarla de un lado al otro. Menos mal que por aquí no corría hoy el agua...! Aquí tenemos, el último el la foto y de espaldas, otro de los más veteranos "de guerra", miembro de la Sociedad Sierra Nevada, y que a sus 74 años aún nos seguía enseñando ese grado de veteranía y correspondiente a su rango.

Y aquí tenemos a Piedra Ventana a la vista
*
Sendero que desciende de la Silleta y que conduce hacia Piedra Ventana
*
Y allí arriba dejamos a la Silleta en paz y en orden con la Naturaleza. Aquí, un voluntario y miembro del grupo Al Borde de lo Inconcebible observando de que nadie se quedase atrás, ni perdido ni convertido en número imaginario.
*
Para que después digan... ! Las mujeres al poder de los vértices de la Tierra. Y aquí una muestra de las nuestras, las del Club El Bastón. Y tan alto como claro, por supuesto!
*
Ya desde lejos, y tirando de objetivo, los primeros que llegaron y tomaron posesión de la cima de la Silleta. La más baja de las dos y poseedora del vértice Geodésico. Total unos 1.524 (metros claro y claros de altitud y de asombro del paisaje...Toda Granada entera, su Vega, Sierras de Tejeda y Almijara, El Valle, Los Alayos de Dílar, El Trevenque, Sierra Nevada, etc.etc... )
*

Vistas hacia atrás desde la primera de las dos cumbres o mogotes de la Silleta. Y casi todo cabía en el cuadro...Puerto de la Mala Mujer allá abajo, los Alayos de Dílar, El Rey Trevenque, Sierra Nevada al fondo y cerrando el horizonte esas nubes insinuantes y sombra de las que por aquí pasaron hacía un par de días.
*
Delante de nuestra mirada, una de las dos cumbres de la Silleta del Padul. Unos cuantos destrepes y arriba con la barriga y el pulso a la cima!
*
Porque no todo, y mirando al suelo, iban a ser guijarros ni roca pura... Aquí, pequeño ejemplar y muestra de este Refugio Botánico que es todo "El Manar"
*
Miembros de la "expedición" sobre el Puerto de la Mala Mujer y tablilla indicadora de los dos caminos hacia la Silleta: éste, sobre el que pisamos y en ascenso, primero y más alto de los dos mogotes; y el que continua, por debajo y a la derecha de la foto, por la Vereda de los Gudaris, y que te lleva también hasta la otra cumbre en donde está instalado el vértice Geodésico.
*
Puerto de la Mala Mujer. A saber qué mal hombre se lo puso y el porqué del sobrenombre!
*
Pequeño bosque encantado por donde salimos de nuestro asombro. Y al volver la vista atrás, ese gran regalo de la Naturaleza y convertido en paisaje!
*
Y así, rambla tras otra, nos encaramamos hacia arriba! Y todos en fila india que por aquí ni se adelantaba ni se quedaba uno en la orilla.
*
Todo bajo un paisaje típicamente mediterráneo. Y el día que nos hizo...toda una maravilla de verde y azul que brillaba!
*
Y aquí, en el punto de intersección de la rambla con la vereda de Marchena, la foto de Familia: Miembros de nuestro Club Senderista El Bastón. Y faltaban algunos... por dónde andarían ? Para y por ellos, y para los otros muchos que no vinieron, aquí va la instantánea de recuerdo!
*
Bajo la pesadez de la arena, paso tras paso, nos fuimos acercando hacia la meta!
*
Breve parada para reagruparnos los "Cuatro mil cuatrocientos" y poco más o menos. Entre medias ramas, vemos al amigo Enrique Perea; otro saludo de ánimo para él y como sirviendo de ejemplo para el resto de esa veteranía y grado en movimiento...!
*
Carril que tuvimos que atravesar tras los primeros pasos de la marcha y mediante esa breve aupada! Al fondo, casi todo el camino de ascenso y que traíamos desde el Aguadero.
*
¡ Aupada al carril, que se nos echaba la hora encima! Aquí , subiendo en la pequeña trepada, el amigo Antoñín, del Club al Borde de lo Inconcebible, como ejemplo de muelle y resorte de lo que se camina!
*
Primer pinar que se atravesamos, tras la estampa, evidencias y recuerdo del impetuoso aguacero que por aquí pasó con mala hora, fortuna y rabia.
*
Rambla por la que transcurren los primeros pasos. Sobre el lecho vemos uno de tantos de los árboles caídos!
*
Una pequeña muestra de la furia con la que bajó por aquí el agua (con socavones de a metro), el pasado viernes día 21 de septiembre, junto a los primeros pasos del recorrido
*
...tomar el desvío, girando a la izquierda, y que abandonando la antigua carretera Granada-Motril nos introduce en el sendero de hoy por referencia y hacia ese descubrimiento de lo desconocido.
*
Desde el Aguadero (detrás de aquellos últimos y frondosos árboles) no acercamos por el margen derecho de la Carretera - con dirección Motril-, hasta...
*
Punto de encuentro, bajo las palabras de recibimiento del Alcalde del Padul, Manuel Alarcón, que no nos pudo acompañar por los motivos evidentes y expuestos del reciente desastre tras la tormenta de su pueblo.



I ENCUENTRO PROVINCIAL DE MONTAÑEROS VETERANOS


Organizado por la Federación Andaluza de Montañismo (FAM), Delegación Territorial de Granada, habíamos sido convocados para el día de hoy, domingo 23 de Septiembre, con objeto de celebrar el PRIMER ENCUENTRO PROVINCIAL DE MONTAÑEROS VETERANOS. Acto al que asistimos evidentemente bajo ese reclamo de la llamada y hacia esta zona tan hermosa y nuestra, cómo no de la baja y media montaña granadina y perteneciente a Sierra Nevada, más concretamente a la Sierra del Manar, con el consiguiente programa y orden del día sobre los pasos:
*
"CARACTERÍSTICAS DEL ENCUENTRO:
Dirigido a los montañeros, pertenecientes a clubes, con licencia federativa en vigor mayores de 40 años (nacidos antes del 01-01-1968).
Día del encuentro: el 23 de septiembre del 2.007
Lugar: en El Padul.
HORARIO Y CELEBRACIONES:
9:00 horas - Concentración en la puerta del Ayuntamiento de El Padul.
9:30 horas - Marcha a La Silleta de El Padul y Cruz de la Atalaya, por sendero nuevo.
14:30 horas - Invitación a los participantes por parte del Ayto. de El Padul.
Encuentro: - Puesta en común sobre la experiencia realizada. Participación en otros encuentros de veteranos.
17:00- Fin del acto y regreso a casa."

Así que unos en el autobús servido gratuitamente por la organización con salida desde el Palacio de Congresos a las 8:15 h. de la mañana, y el resto en vehículos propios, allá que nos dirigimos hacia esta localidad tan granadina y acogedora; y para más señas propias, perteneciente a la comarca del Valle de Lecrín, El Padul. Nombre que procede del latín "Palus-dis" y que significa lugar pantanoso o gran laguna, sin duda por la que existía junto al pueblo y que fue desecada allá por el siglo XVIII, para convertir el espacio ocupado por las aguas en una zona cultivable, tan aprovechable como práctica, para aquellos pobladores de la época.
Villa tan próspera, esta de El Padul, que está situada a unos 13 km.de la capital granadina, a una altitud sobre el nivel del mar de 744 m. y que cuenta aún con unos de los humedales más importantes de España.
Y allí coincidimos todos sobre las 9 de la mañana, como miembros de los distintos clubes asistentes, y bajo las palabras de bienvenida de su alcalde, Manuel Alarcón, que se disculpó por no acompañarnos; aclarando que, aunque esto del andar también le apasiona, pero que se debía naturalmente a su pueblo que estaba todo "patas arriba" debido a la tromba de agua recién caída sobre esta población y otras de nuestra provincia, véase Almuñécar como ejemplo y en exceso, y en forma de desastre. Pues eso que, evidentemente, ahora era la hora de demostrarlo. Todo un sobresaliente por su parte.
Acto seguido nos dirigió otras de acogida e inauguración del evento el Delegado de la FAM de Granada, Manuel Varo, y que sí que nos acompañó durante todo el recorrido, aclarando algunas dudas y preguntas.
Bueno, y ya con los pasos sobre la marcha, decir que la ruta la comenzamos en el punto conocido como “El Aguadero” - junto al Restaurante Montesol – a 2 km. del Padul y junto a la antigua carretera Granada-Motril. Tras unos cientos de metros, para calentar motores, por esta carretera en la que nos dejó el autobús en varios viajes desde la Casa de la Cultura (Centro Federico García Lorca) y antigua subestación del Tranvía de Vía Estrecha “FEVE” en donde se realizó el acto de bienvenida junto a su puerta de entrada, y desde el Aguadero, tomamos el inicio de la vereda abandonando la misma y girando a la izquierda.
El camino se inicia entre algunas edificaciones sueltas y desperdigadas de casas unifamiliares y pequeñas naves agrícolas, por un piso arenoso y agrietado, haciéndolo a continuación por una ancha rambla que al final se va estrechando hasta abandonarla y rodeados de almendros, olivos, algunos pinos y plantas aromáticas. Observando además “in situ”, cómo la fuerza del agua, que por aquí tuvo que bajar a raudales el pasado 21 de septiembre y día del desastre, había arrancado arbustos por doquier e incluso algunos árboles de mediana altura (algunos pinos e incluso olivos), que se encontraban junto a su cauce, aún mojado y embarrizado por multitud de recovecos, y que no pudieron resistir esta furia de la naturaleza.
Después de abandonar la rambla, sorteando por algunos momentos antes todo un muestrario de piedras, tan grandes como pequeñas y esparcidas por todo el lecho aún con olor a desastre, giramos a la derecha para atravesar un espeso pinar, que ascendemos todos un poco sorprendidos por esas señales que aún quedan como muestra.
Al rato, el pinar se aclara de vez en cuando y lo hacemos ahora entre pequeños ejemplares del mismo que nos acompañan casi cerrando el paso de la vereda. Vereda que tratamos de abrir al paso, claro, y que sólo utilizan, según comentan algunos compañeros los habitantes del Padul y de otros pueblos limítrofes.
Según ascendemos ya contamos con unas impresionantes vistas de las lagunas del Padul, hoy más llenas que nunca de su líquido elemento, y de toda esa masa de pinar-sabinar que hemos dejado atrás y abundante en sabina mora (Juniperus phoenicea) y de pino resinero (Pinus pinaster subsp acutisquama). Comprobando, además, que estamos rodeados y acompañados por otras especies como espinos negros (Rhamnus myrtifolius, Rhamunus lycioides subsp velutinus), enebros (Juniperus oxycedrus), torvizcos (Daphne gnidium) o madreselvas (Lonicera splendida).
Al poco atravesamos un carril carretero y ascendemos, con un pequeño destrepe incluido, por la altura de su margen, y todo seguido pues con varias paradas para reagruparnos hasta la confluencia con el sendero de Marchena, circulando antes por otra rambla arenosa y punto de la vereda que hasta ahora era la "desconocida" para muchos.
Otra breve parada, y continuando con la ascensión ya por tierras conocidas, y tras ese último esfuerzo que alimenta, llegamos al Puerto de la Mala Mujer y junto a la tablilla señalizadora “Silleta de Dílar”. Excelente mirador natural de este enclave tan sorprendente de la Silleta del Padul, y "divisoria de mares", cuya vertiente Norte pertenece al municipio de Dílar y la Sur a la del Padul, claro.
Desde la Boca de la Pescá, pasando por Los Alayos de Dílar al completo, El Rey de la Media montaña El Trevenque, Buitreras de Dúrcal, El Valle, Al fondo toda Sierra Nevada incluso todo era como un gran cuadro sin marco...!
De estas tierras decir que están compuestas de arenas dolomíticas, tan características en esta zona, y que sus suelos son muy parcos en nutrientes; sumándoles la poca capacidad de retención de agua, y que con el extra añadido de su estructura suelta y arenosa y la presencia de magnesio, elemento nefasto para muchas especies, se origina una especialización, y en consecuencia un mayor interés desde el punto de vista ecológico y botánico, ya que sólo algunas plantas son capaces de sobrevivir en estas extrañas condiciones, encontrando en ellas los denominados endemismos de dolomías que por aquí sobreviven como por su casa.
Estos endemismos se caracterizan por presentar un porte bajo y la mayoría son herbáceas. Sus hojas y tallos están cubiertos por un tomento blanquecino, que se ha desarrollado como mecanismo de adaptación para evitar la pérdida de agua y así poder soportar la fuerte insolación que por aquí se descarga como por sus anchas. Entre una larga lista de especies se pueden encuentrar ejemplares de Andryala ramossisima, Anthyllis tejedensis, Anthyllis vulneraria subsp argyrophylla, Arenaria modesta, Brachypodium boissieri, Brassica repanda subsp blancoana, Centaurea bombycina, Centaurea granatensis, Convolvulus boissieri, Draba hispanica, Echium albicans, Iberis carnosa subsp granatensis, lavandula lanata, Odontites hispanica, Pterocephalus spathulatus Ptilosthemun hispanicus, Santolina canescens, Thymus baeticus, Thymus granatensis, Thymus longiflurus.
Desde el Puerto de la Mala Mujer (a saber qué mal hombre se lo puso y el porqué del sobrenombre!) nos encaramos unos hacia una de las dos cumbres de la Silleta y que tenemos justo en frente; el resto por la vereda de los Gudaris hasta la confluencia con el sendero que baja del segundo mogote y en donde está enclavado el vértice geodésico y que naturalmente los que subimos lo abrazamos como nuestro (con permiso y respeto hacia el Instituto Geográfico, por su puesto). Allí sobre los 1.524 m.a.y con la vista en panorámica y en pantalla de plasma de la naturaleza; a 360º.
Después de la foto de rigor y tras la comprobación por parte de la organización de que no quedaba ningún rezagado, continuamos con la marcha por la vereda que desciende hacia Piedra Ventana.
De nuevo, y aquí, y tras la foto de rigor, sendero hacia abajo, y giro a la derecha para tomar el que nos desciende hasta la enorme cantera y bocado arrancado a la naturaleza por el hombre. Pasando y dejando antes el frondoso pinar que atravesamos en su totalidad, restos visibles de las antiguas minas que por aquí existieron, el cruce de varias ramblas y la escalinata y Mirador de Motrilejo. ¡ Y ya vemos a nuestra derecha y arriba, la Cruz de la Atalaya y a la que no pudimos ascender por motivos del horario; y de frente y abajo, el camino que atraviesa el almendral que desemboca en la antigua carretera de Granada-Motril (CN-323) y que tras cruzarla nos introduce en las primeras calles del pueblo, sobre la zona alta del mismo...!
Y hacia allí que nos dirigimos; desde la Calle Nieves, pasando junto a la Plaza de la Iglesia, y terminando a la entrada del Centro de la Cultura, reunirnos con los primeros en la llegada para saborear esas rubias y degustar el arroz obsequio de esa otra naturaleza culinaria y servido por cortesía de la casa y colaboradora del evento.
Punto y final de esta ruta que nos ha servido a muchos como toma de contacto, primero, con otros compañeros “de fatigas y alegrías” y como paso siguiente, por supuesto, para abrir nuevas veredas y recuperación de las antiguas y en desuso. Por eso y por ellas, y para no olvidarlas!
Que muchas gracias, Padul, ánimo y adelante; en especial a su Alcalde por ese nuevo camino emprendido; a la Federación Andaluza, como nuestra, muestra y casa, y al resto de nuevas amistades, que nos veamos por estos caminos por muchísimos años y pasos.
*
- Accesos: desde Granada a El Padul por la A-44, unos 13 kms. en vehículo
- Tipo de itinerario: Sendero circular de media montaña pendiente de señalizar en gran parte de su trazado: el que tomaríamos como nuevo y desconocido ( desde el Aguadero hasta la confluencia con la vereda de Marchena en la rambla indicada). El resto del trazado, desde aquí hasta el Puerto de la Mala Mujer no hay pérdida porque el sendero está bastante transitado y desgastado; el de la subida a la Silleta y el de su bajada hasta Padul, completamente señalizado y sobradamente conocido para la vista y los pasos de la caminata )
- Tiempo empleado: 4 1/2 horas.
- Longitud recorrida: 13 km. aprox.
- Desnivel: 780 m. (entre los 744 m. de El Padul y los 1.524 m.de la Silleta
- Dificultad: Media-Baja
-Número de participantes: alrededor de unos 130 participantes, componentes todos de los distintos clubes de Granada que asistieron. Entre otros, y que me vienen a la memoria porque conectara con alguno de sus miembros: el de la Sociedad Sierra Nevada, La Verea, Al Borde de lo Inconcebible, Senderos de Andalucía, y El Bastón por supuesto.
- Agua: llevar.
- Datos de interés: Dirección Web del Ayuntamiento del Padul: http://www.elpadul.es/
Mancomunidad Valle de Lecrín: http://www.adurcal.com/mancomunidad/

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Apreciado Joseme, como si fuera una premonición, hice la subida a la Silleta con "mis socios habituales" dos semanas antes que vosotros. Ese domingo 23, estaba haciendo un "vivac" en el clínico San Cecilio, junto a mi mujer hasta que a las 15:30 le dio por asomar la cabeza al nuevo "socio".
No pierdo la esperanza de poder tener la suerte de compartir alguna rutilla con vosotros.
Un abrazo,
José Manuel (Boticario)

Joseme dijo...

Alegría me da, Boticario, Jose Manuel casi ya "pa" los amigos de andar por casa, que te des una vuelta por estos Caminos del Sur, y me repito y reitero lo dicho en el foro montañero, desde aquí, una vez más, enhorabuena por ese nuevo retoño de andarín. Y ya sabes que no se te olvide echarle en el hatillo a la criatura unas buenas Chirucas del "number five" por lo menos, según se deduce de la foto.
Que lo de vernos...pues que el mundo es un pañuelo, y el día que ocurra o toque seguramente caeran esas "rubias" con tapa incluida de la tierra.
Un fuerte abrazo y ánimo pa criarlo(s) !